ENGORROSO TRIUNFO DEL MADRID

José Mourinho lo había dicho el viernes, la Real Sociedad iba a ser el rival más difícil que iba a tener el Real Madrid hasta lo poco que va corrido de la temporada 2010/2011. El partido, el entorno y la manera de conseguir el triunfo le dieron  toda la razón al DT portugués.

El Estadio Anoeta presentaba una atmósfera despampanante. Gradas ocupadas casi en su totalidad, y un público involucrado desde la orden del árbitro de iniciar el cotejo con el buen desarrollo de su equipo, confirmaban que el local era la Real Sociedad, y que lo que había vaticinado José Mourinho iba a ser realidad.

El exordio del partido fue parejo, pero conforme pasaban los minutos, los segundos, las decimas de segundo, y otras unidades de tiempo, la Real Sociedad se hacía al dominio de las acciones, impidiendo con la tenencia del balón el desarrollo del juego merengue. El equipo donostiarra tuvo tres opciones de gol tan claras que ahora, quizá estará pensando más de uno como fue posible que aquellos balones no inflaran la red del arco defendido por Iker Casillas. Recurriendo al léxico de Walter Mercado y de expertos en artes y menesteres astrológicos, los astros, las estrellas, las galaxias, las velitas blancas, los planetas y las buenas energías se confabularon a favor del Madrid.

Antoine Griezmann, un diminuto francés de 18 años puso en contratiempos a la defensa madridista. Hizo que Sergio Ramos fuese uno de los grandes protagonistas en la libreta de José Mourinho, en la sección de aspectos a corregir; y quizá, con el peligro que generó, desorganizó los pocos pelos de Pepe y organizó algunos cabellos el afro de Marcelo.

El segundo tiempo inició con algo imprevisto por como se venía dando el florecimiento del partido: Gol del Real Madrid. Ángel Di María llevaba a cabo su primera anotación oficial como jugador madridista. Aún así, la Real Sociedad no se desesperó, siguió dominando el partido y diez minutos más tarde Raúl Tamudo materializaría la paridad donostiarra.

Cuando parecía que el trascurso del partido iba dirigido al empate, estando quizá la Real Sociedad más cercana a romper este maleficio, fue Cristiano Ronaldo quien con un disparo libre directo, que fue desviado por la espalda de Pepe, el que dio el triunfo a la entidad blanca, que hoy vestía de negro.

Los últimos minutos fueron electrizantes, la Real Sociedad estuvo cerca de la paridad en dos claras ocasiones, en tanto que el Madrid pudo haber estirado su ventaja en otro par de oportunidades.

Mientras tanto, en el banquillo merengue José Mourinho se desesperaba, gesticulaba, gritaba, hablaba, hasta estrelló un termo de agua contra su banquillo, llegando a estar cerca de llevarse con este la cabeza de uno de sus asistentes;  seguramente todo esto lo hizo, al darse cuenta que su pronóstico fue muy clarividente, al ver el engorroso y sufrido triunfo del Real Madrid en Anoeta.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: