TRES GOLES, TRES PUNTOS Y TRES EN JUEGO (SOBRE CINCO)

El Santiago Bernabéu no completaba su aforo, quizá el horario del juego derivó a que mucha gente se quedara más bien en casa viendo el partido, o haciendo cualquier otra cosa. La cancha como en los anteriores partidos se encontraba en un estado lamentable, no digna de la calidad a la que normalmente corresponde esta. Real Madrid y el Espanyol abordaban el terreno de juego, con música de fondo: el himno de centenario del equipo local y con los aplausos del público expectante.

El partido empezó con ciertos bríos: al minuto seis José María Callejón, ex jugador de las divisiones menores del equipo merengue, hizo posible que el sistema nervioso de la mayoría de los espectadores hinchas del Madrid, se acelerara y colapsara por un instante, con un remate que hizo pasar el balón al lado del palo ubicado a la mano izquierda de Iker Casillas. Después un remate de Ángel Di María atajado por Carlos Kameni, portero del Espanyol, hizo las veces de calmante para los aún desesperados y asustados entusiastas merengues.

De ahí para adelante el ritmo del partido amainó. El Espanyol, entusiasta aprovechaba el callejón izquierdo con Callejón- valga la redundancia- con el objeto claro de generar peligro y trastocar la custodia madridista. El equipo blanco no lograba hacer buen fútbol, sus astros no coincidían, cosa que era la causal de los primeros silbatos de reprobación del Santiago Bernabéu.

No obstante, en el minuto 27 una mano dentro del área de Luis García después de un tiro libre de Cristiano Ronaldo fue interpretada por el árbitro Clos Gómez como penal. En el minuto 28 el luso habría de anotar el gol que se materializaría como la parcial ventaja merengue. Después de este, el ritmo del partido se podría decir, fue similar al que se venía dando antes del gol de Ronaldo, en cierto modo con más protagonismo de un voluntarioso equipo catalán que buscaba la paridad, ante un equipo local que definitivamente no conectaba y no alcanzaba su buen rendimiento. Silbidos escondidos entre la multitud se alcanzaron a captar al término del primer tiempo.

En el inicio de la segunda parte vale destacar las exageradas expulsiones de Pepe y Ernesto Galán, del Madrid y Espanyol respectivamente. El equipo local intentaba hacer un mejor juego, propósito cuyo cumplimiento intentaba hacer realidad Cristiano Ronaldo, menos ansioso que las anteriores ocasiones y Xabi Alonso, quien dominaba los ritmos en la mitad de la cancha. Aún así, había momentos en que los visitantes se acercaban con algún peligro a la portería defendida por Iker Casillas, acto que seguramente fue un buen purgante para los simpatizantes y dolientes del Real Madrid.

Un gol de Gonzalo Higuaín en el minuto 79 después de un buen pase de Cristiano Ronaldo daría más tranquilidad a la parcialidad merengue, y otro de Karim Benzema al minuto 87 maquillaría un resultado que parecía ser algo excesivo y largo por lo que se vió. Juan Forlín del Espanyol, sería expulsado por el árbitro Gómez, por doble amarilla, después de protestar ambos goles locales , el primero de los cuales  fue antecedido por una mano del lateral madridista Álvaro Arbeloa.

Tres goles, tres puntos y tres sobre cinco de calificación corresponden al juego madridista hoy…y quizá a esta pseudo crónica también.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: