Pedro León salva la patria …aunque no evita la maldición San Siro

En el Estadio Giuseppe Meazza de la ciudad de Milán el AC Milan y el Real Madrid empataron a dos goles, en un duelo correspondiente a la cuarta jornada de la fase de grupos de la UEFA Champions League. Los goles locales los anotó Filippo Inzaghi, en tanto que para los merengues convirtieron Gonzalo Higuaín y Pedro León.

El San Siro presentaba un ambiente de gala, para un partido que merece el mismo calificativo o remoquete. Un mosaico Rossoneri montado por los hinchas milanistas además del himno de la Champions presagiaban un épico partido.

Una vez iniciado el cotejo, el Real Madrid con el paso de los minutos se fue haciendo con el dominio del balón, intentando crear claras opciones de gol. El AC Milan no hacía posible la completa autoridad madridista y a su vez creaba peligro en el arco de Iker Casillas. El equipo visitante dominaba el balón, lo tocaba con precisión y presionaba la salida local.

Un buen primer tiempo del Madrid habría de tener su recompensa con el gol  de Gonzalo Higuaín al minuto 45, el cual podría ser histórico: además de ser el gol número 700 del Real Madrid en competiciones europeas, era una anotación con la que el Real Madrid profanaba un estadio en el que era sagrado el hecho de que el equipo blanco no saliese victorioso.

En el segundo tiempo el Madrid no tuvo la claridad de la que hizo gala en el primer periodo, si bien es cierto que aún dominaba el balón. En tanto, el AC Milan con más ahínco buscaba el dominio de balón, y por ende la generación de peligro, aupado por un público que se involucraba más con el desarrollo positivo de su equipo.

Al minuto 59 entraría un hombre temido por José Mourinho: Filippo Inzaghi. El rodaje del partido no era  tan claro para ambos equipos, predominaba más la fuerza y el musculo que la creatividad y la sutileza.

Era el momento para que alguien diese un golpe sobre la mesa, y alterase el devenir del partido. Un error de Pepe permitió a Zlatan Ibrahimovic  lanzar libre un centro que no interceptaría del todo bien Iker Casillas, el rebote fue captado ni más ni menos que por Inzaghi, quien atento como un buen depredador   que es, mandó el balón al fondo de la red.

Diez minutos después en una jugada en la que se encontraba en fuera de lugar, Inzaghi definió de buena manera ante la salida del portero madridista y hacía el 2-1. La maldición San Siro continuaba viva, y parecía que un partido más se sumaría a la mala ventura merengue en el campo de fútbol de la ciudad de la moda.

El juego del Real Madrid para nada era claro. Desesperado el equipo visitante buscaba la paridad, con el fin de no perder su invicto en la era José Mourinho, y poderse asegurar pronto la clasificación y  el primer lugar del grupo.

Ya al final, en el cuarto minuto de reposición, un pase de Karim Benzema fue interceptado por Pedro León quien se internó en el área y remató fuerte para anotar el postrero empate merengue… De esta manera, seguía viva la buena racha de resultados madridistas, aunque continua viva la maldición del San Siro, ya son 14 juegos sin ganar el Real Madrid en aquel campo.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: