El “9” fue el “7”

Ante la lesión de Gonzalo Higuaín, baja que se presume prolongada y problemática para los intereses del Real Madrid en cuanto a ataque se refiere, la búsqueda de un 9 se ha venido convirtiendo en un tema de vehemente discusión en el seno de la entidad madridista, en cuanto a la discrepancia de la necesidad del fichaje de un delantero que pueda suplir la posición vacante del Pipa y no muy bien cubierta por un irregular Karim Benzema. Aún así, dificultades mayores no se presentarán mientras que alguien, por lo pronto se disfrace unos segundos de “9”.

El Vicente Calderón atiborrado estaba. El hecho de poder eliminar al  rival de ciudad y acceder a la fase semifinal de la Copa del Rey, eran factores suficientes para aupar al público a adquirir una plaza con el fin de observar el juego. Este empezaba con un Atlético de Madrid que intentaba poseer el balón, sin ser muy punzante en ataque, debido en parte al organizado planteamiento defensivo propuesto por José Mourinho.

Una jugada de riesgo a favor de los colchoneros se presentó cerca del minuto 11, cuando Iker Casillas sacó al René Higuita que todos los arqueros llevan dentro, e intento eludir a José Antonio Reyes; éste, presionó al guardavallas merengue, de tal manera que en cierto momento estuvo cercano el primer tanto atlético, el cual permitiera ser más factible la remontada que se propusieron los rojiblancos.

Un partido prolífico no era este, en cuanto a emociones y ocasiones de gol se refiere. Era una especie de partida de ajedrez, en la cual privaba más la espera de un error rival, que el arrojo para forzarlo. Aún así, en el minuto 23  se dio una acción de juego que se presuponía casi definitiva para la eliminatoria, abortando casi de manera total, la esperanza de un delo apasionante y sobresaliente dentro de la  historia de los mejores cotejos del deporte rey: Gol a favor del Real Madrid, anotado por Cristiano Ronaldo, el “7” que hacía las veces de “9”.

El paso de los minutos hacían que la remontada del Atlético, de darse, se convirtiera en un hecho surreal, utópico, e inolvidable por más de cien años de soledad. Los colchoneros sintieron el gol merengue, la lesión de uno de sus hombres más importantes, José Antonio Reyes, y la baja de uno de sus referentes en ataque, Sergio el “Kun” Agüero. Se podría destacar, en cierto modo, quizá para ocupar más espacio de esta mala crónica de un mal partido, algunos compases del juego, delimitados por el inicio del segundo tiempo, en el que el Atlético buscaba lo que se antojaba imposible.

Por su lado el Real Madrid no tuvo ahincó para aumentar su renta, la cual se dedicó a conservar sin un esfuerzo sobrehumano. Los dirigidos por José Mourinho de este partido, se podría decir, tienen la posibilidad de conformarse con algo importante: el paso a semifinales después de 4 temporadas en la Copa del Rey, y de poder encontrar a alguien, que por lo pronto se pueda disfrazar de “9”, así sea por el tiempo que se requiere para empujar un balón dentro de un arco y poder así inflar una red.

 

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: