Una noche de gala en Madrid

Vestido pulcro, traje impecable, zapatos bien lustrados, de los mejores, perfume, desodorante, además de otros accesorios, hacen posible una presentación digna para una noche de gala, acompañada por una ópera futbolera, el himno de la UEFA Champions League; se enfrentaban el Real Madrid y el Tottenham Hotspur, en el Santiago Bernabéu, por motivo de los cuartos de final de la máxima competición del fútbol europeo de clubes…bueno, falta un detalle importante: el lavado de cara, esto lo aplicó el equipo merengue, y por ello, lo más seguro, es que sea invitado para una próxima reunión continental.

La magnitud del compromiso implicaba por parte de la afición del Madrid un adeudo que consistía en no dejar libre alguna silla del recinto deportivo de la capital española, y convertirse en el jugador número 12 de una escuadra que no jugaba la fase de cuartos de final desde hace 6 años; la fanaticada local cumplió, de blanco estaba teñido el Bernabéu, esto, exigía reciprocidad por parte de los once hombres alineados por José Mourinho, y ellos, no empezaron mal.

Los madridistas comenzaron aplicando un pilar relevante dentro de su juego: la presión al rival cerca de su área, ahogándolo. Los merengues tenían el balón, y con disparos de Cristiano Ronaldo y Ángel Di María advertían que fuera de su casa (la Liga) son otros, una especie de Doctor Jekyll, que se revela a la sombra del temible Hyde. Cobro de un córner, minuto 4, cabezazo de Emmanuel Adebayor, que hace posible que el balón se rebele a la presencia de Michael Dawson y del guardavallas Gomes, y que por tanto, lento pero seguro, cruce la línea y bese la red. 1-0.

En su casa, los merengues no son muy ordenados, sufren algunos contratiempos, están lejos del éxito…solo es salir de ella para que demuestren lo contrario, exponiendo un nivel que empieza a ser el pregón de la decima consagración en el cosmos europeo, pero obvio, antes está este partido, que el Madrid jugaba con un nivel notable, algo a lo que colaboró la innecesaria expulsión de Peter Crouch al minuto 15. Los locales hacían su juego, tenían el balón, estaban seguros en defensa, salvo en dos ocasiones en las que se llegó a temer a que se callara un estimulado Santiago Bernabéu.

La primera sesión acababa con un anfitrión consiente y consecuente de sus actos, si bien es cierto que le faltaba algo más de ahínco, para hacer sentir peor a un visitante educado, que no mucho hacía para echar al traste todo aquello que preparó el dueño de casa.

La dinámica futbolística del segundo tiempo no era muy dispar con respecto a la que se dio en la parte inicial, incluso, los visitantes recularon, y en su área, buscaban impedir que su desventaja aumentase; funesto objetivo este, que menos probabilidad de logro poseía después de la segunda anotación de Emmanuel Adebayor, quien de cabeza conectaba con destino hacia la red un centro de Marcelo.

Los anfitriones empezaban a diligenciar la preparación de una siguiente gala con la anotación de Ángel Di María, quien enganchó hacia adentro del área  en el minuto 71-quince minutos después de la anotación del togolés- para incrustar de nuevo al balón bajo el sosiego de las redes. Esta acción fue presidida por una recuperación de balón de Xabi Alonso, cuando el Tottenham salía jugando; vale destacar la función del centrocampista vasco, cuyo desempeño es tan anónimo como decisivo.

Una noche de gala en Madrid pasaba con el tiempo de una manera favorable para los merengues y no tanto para los Spurs, quienes se relegaban a un no muy prometedor devenir. Peores sensaciones para los ingleses llegaron cuando los locales quisieron poner la guinda a su faena con un buen vino, un gol de Cristiano Ronaldo al minuto 87, tras un servicio de Kaká; el disparo del portugués, raso, vencía la resistencia de un Gomes resignado, viendo como se hacía realidad un 4-0 que deja al Madrid muy cerca, salvo una desagradable sorpresa para ellos, de la ronda semifinal.

Pero hay que regresar a casa. Este próximo sábado el Real Madrid visita Bilbao para jugar contra el Athletic a las 18 horas: ¿Regresa de nuevo Mr. Hyde? Habrá que ver.

 

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: