Un Getafe no creyente en la bipolaridad pone en aprietos al Madrid

La tendencia bipolar de la Liga BBVA, hace que cada jornada se considere y se califique con el epíteto de utópico el hecho de que cualquier equipo, salvo Real Madrid o Barcelona, le genere dificultades a las escuadras que hoy por hoy, demuestran con resultados y juego una superioridad sideral sobre los mortales, calificativo que no aplica precisamente para el Madrid y el Barça.

No obstante, esta segunda jornada de Liga versión 2011/2012 sirvió como excepción además de excusa para que dos equipos terrenales, la Real Sociedad y el Getafe, se rebelaran al orden impuesto en España por blaugranas y merengues, salvo que en el segundo caso, los azulones no sumaron puntos, si bien es cierto que inquietaron a los dirigidos por José Mourinho exigiéndoles un esfuerzo de más para que al final pudiesen finiquitar una victoria de cuatro goles por dos en el Santiago Bernabéu. Sudó el Madrid más de lo normal. La causa: el planteamiento y el orden defensivo de su oponente.

Y todo había empezado como las últimas tardes veraniegas de fútbol ibérico. El Madrid presentándose oficialmente en Liga ante su afición de igual forma lo hacía con el arco contrario, y a través de jugadas colectivas los blancos buscaban concretar un gol que no tardaría en llegar. Intervinieron Mesut Özil, Marcelo y Fabio Coentrão. Volvió aparecer Özil, con “algo raro en el”…dio luces al juego merengue, el alemán lo difícil lo hace fácil, aunque esto es difícil, de igual forma Karim Benzema hizo valedero el servicio del “10” madridista, mandando el balón al fondo de la red.

Ganaba el Madrid, preludio era este de la continuación de una dinámica predecible que hace dormir a las ovejas cuando estas ven el fútbol español. El Getafe sin embargo, se encargó de enviar al ostracismo una afirmación que de por sí, ya es ridícula, los azulones pese a estar abajo en el marcador no dieron fácil el brazo a torcer.

Cuando podía, el Getafe inquietaba a los locales, que con el pasar de los minutos eran más displicentes. La defensa merengue no estaba aceitada, buen punto ese. Marcelo al minuto 37 quiso ayudar al rival, un cabezazo suyo a modo de rechace, sorprendió a Iker Casillas, y en general, a muchas otras personas; este, tropezó con el poste. “Nosotros solos somos capaces”, era una especie de mensaje connotado dos minutos después, y firmado por los visitantes, con el nombre y apellido, o no, mejor con un apodo: Miku. A través del venezolano los azulones empataban, ante un Real Madrid que hasta el final del primer tiempo no fue tan contundente o punzante como para irse al camerino ganando el partido.

Al minuto 49 Coentrão tuvo una opción más que clara con el fin de adelantar en el marcador a su equipo, aún así, incluso en este momento es incomprensible como el luso, de buen partido en general, desperdició una oportunidad que era más difícil marrar, acudiendo en este caso a un tecnicismo ya usado por narradores y periodistas a la hora de describir esta clase de jugadas, denotando la falta de creatividad de la que adolece este sitio.

Por momentos, el Madrid sufría del mismo virus; Özil no se encontraba tan claro como suele estar, al igual que Xabi Alonso, valiendo en este caso resaltar la labor del sistema defensivo visitante a la hora de contrarrestar el contundente ataque madridista. Fue en ese momento cuando los blancos fueron beneficiados por un factor que se podría considerar externo, y que para nada es lo que llaman suerte: el árbitro. Clos Gómez no distinguió la cal, y una falta de Daniel Díaz sobre Cristiano Ronaldo fuera del área fue decretada como penal, oportunidad no desaprovechada por Ronaldo quien así adelantaba de nuevo a los merengues al minuto 59.

Diez minutos después era de nuevo Benzema quien se encontraba con el gol, posterior a un pase largo de Cristiano Ronaldo el cual sobró a un dubitativo Moya a la hora de salir a dificultar una anotación que para el francés no fue difícil de conseguir; la sensación en ese momento era que posterior a unos minutos difíciles el Madrid firmaba una nueva victoria. El certificado estaba listo, el bolígrafo se lo había robado de nuevo Miku; por segunda ocasión en el partido, el venezolano demostraba frialdad a la hora de batir a Casillas y a una defensa que en general, sufrió con las internadas ofensivas del Getafe. El marcador era 3-2, faltaban 17 minutos para el final.

Aún así, los hombres adiestrados por Mourinho fueron inteligentes a la hora de conservar una ventaja que los visitantes tampoco consiguieron hacerla pasar del estado “vulnerable” a “peligro de extinción”; incluso, si a un estado se mutó la renta merengue fue al de “sin riesgo”, cuando Gonzalo Higuaín, quien llevaba dos minutos en el campo, recibió un servicio de tacón por parte de Kaká, eludió a sus rivales mediante un enganche de tal forma que desde fuera del área pudo concretar el sexto tanto de la noche, el cuarto para el Real Madrid, que así lograba conservar el liderato de la Liga BBVA sumando 6 puntos en dos jornadas.

Tal posición se podrá conservar en la próxima jornada, cuando los blancos vayan a Valencia a visitar al Levante. Por su lado, el Getafe en la próxima jornada recibirá la visita del Rayo Vallecano.

 

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: