La nepenta hace su efecto en el entretiempo

Los primeros 45 minutos del Real Madrid en su estadio ante el Málaga, en la ida de los octavos de final de la Copa del Rey, fueron para olvidar…necesaria era la nepenta de los dioses de Homero para no volver a practicar en la segunda parte aquel fútbol sin ideas, en líneas generales, insuficiente, con el fin de remontar un 0-2 en contra, el cual era casi mortal a las aspiraciones de los merengues con el fin de conseguir la clasificación a la siguiente fase…el entretiempo por tal motivo era decisivo, el momento en que la bebida mitológica su efecto podría impregnar en los jugadores madridistas, algo que al final sucedió. Los blancos, no sin sufrir, consiguieron vencer 3-2 a su aguerrido rival.

El Málaga en el primer tiempo se aprovechó de un Madrid con resaca, totalmente desafinado, para adelantarse en el marcador e incluso, aumentar su ventaja. Fueron letales los hombres dirigidos por el chileno Manuel Pellegrini, sobretodo, en los córner, instancia a partir de la cual surgieron los dos tantos visitantes.

Las asistencias vinieron por parte de Santi Cazorla; sus buenas ejecuciones confundieron a una inocente defensa madridista, la cual nada hizo para incomodar a Sergio Sánchez al minuto 10 y a Martín Demichelis al 29, en su encuentro con la red; esta vibraba al mismo tiempo que se silenciaba el Bernabéu ante la sorpresa visitante…los decibelios desde entonces hasta el final de la primera mitad, se materializaron en los silbidos por parte de la afición madridista a su equipo, que no encontraba la forma de inquietar al meta Wilfredo Caballero.

Aún así, la bebida homérica sirvió a la hora de inspirar al Madrid desde los camerinos a realizar una pequeña odisea: remontar. Tal tarea se podría presumir posible observando a una escuadra merengue que ya estaba presente en el terreno de juego, no andando errante dentro de el. Pese a ello, el balón no entraba y el Málaga hacía un esfuerzo significativo para preservar una ventaja más que decisiva a la hora de resolver a su favor la eliminatoria. Sin duda los cambios de Mourinho (Sami Khedira, Karim Benzema, Mesut Özil en lugar de José Callejón, Kaká y Álvaro Arbeloa) fueron importantes en el lavado de imagen local, aunque más decisivo fue el descuento madridista.

Este al fin llegó al minuto 68, por parte de Khedira, quien con potencia se internó en el área rival y con un disparo raso, logró vencer a Caballero. Dos minutos después llegaba el empate gracias a un audaz Gonzalo Higuaín: el argentino aprovechó un pase de Sergio Sánchez a su arquero  para anticiparse a este y con poco ángulo y puerta vacía, conseguir la paridad que aupaba al Madrid a adquirir una ventaja para viajar a La Rosaleda. Esta vino por parte de Benzema al 78, aprovechando una asistencia de tacón realizada por Higuaín para vencer en el mano a mano al meta malaguista.

Los locales desde ese momento buscaron de forma funesta aumentar una renta que teniendo en cuenta el primer tiempo, al final, es valiosa para un Madrid que desperdició la primera mitad del compromiso. Si los de José Mourinho quieren avanzar a la siguiente fase de Copa han de conseguir la próxima semana en Andalucía un triunfo, un empate, o bien, perder por un gol de diferencia logrando a su vez anotar tres, teniendo en cuenta que el gol visitante cuenta como uno de los principales ítems de desempate. Por lo pronto, desde las huestes blancas ya se espera el próximo encuentro liguero, ante el Granada, el sábado 8 de enero a las 20:00 hora local en el Estadio Santiago Bernabéu.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: